Crítica literaria…pero mucha, mucha

Hoy comienza una nueva sección dentro del blog que se va a dedicar a reseñar y valorar las novelas de Magic: The Gathering, por si algún valiente se atreve a empezar a leerlas y algún temerario incluso consigue acabar alguna. Intentaré sacar un artículo cada mes, si las heridas en los ojos producidas por estos libros van cicatrizando a tiempo, pero no prometo nada.novela

Como mi intención es seguir un orden cronológico de acuerdo a la fecha de publicación, la reseña de hoy trata sobre Arena, publicado en 1994 y cuyo perpetrador es William R. Forstchen, autor también de algunos libros de la saga Los Reinos Olvidados y otros de ciencia ficción y fantasía. A su favor hay que decir que, de las novelas que tratan sobre el mundo de Magic que me he leído, esta sin duda es la mejor y la que refleja con mayor veracidad el universo de planos y personajes.

En resumen, el libro tiene como principal figura a Garth el Tuerto, que yo me lo imaginaba como un Jace con su ojo brillante y su capa azul (casi diciendo Brainstorm por 0) que llega a la ciudad de Estark para cobrar su venganza sobre Zarel, el gran Maestre. La manera en la que se desatan los hechos es mediante el festival anual que consiste en un torneo entre los magos de los cuatro gremios en los que se divide la Magia (el 5º era el de los padres de Garth/Jace destruido por Zarel). En este torneo los hechiceros se apuestan conjuros que llevan en sus bolsitas de Maná y que constituye la mayor referencia a las cartas, puesto que aparecen hechizos tales como el Psionic Blast o la Fireball.psionic_blast

Además de estas figuras principales también aparece la chica guerrero Norreen Rakel, la bruja buscona Varena y una serie de personajes muy típicos y tópicos en las novelas de fantasía que parecen sacados o copiados de la saga de Dragonlance; si bien, si no recuerdo mal, creo que no aparecen elfos u otras razas que luego cobrarán mucho protagonismo en Magic.

Por otro lado, sí que se introduce un concepto que luego será la base del universo creado por Richard Garfield, como es la presencia de Planeswalker, en este caso, encarnado por Kuthuman. En estos momentos, los Planeswalker son seres cuasi todopoderosos que se pueden trasladar por los diferentes planos y que necesitan del maná de los seres vivos para ampliar su poder y, por tanto, su dominio. Son muy parecidos a los Planeswalker de la primera fase de Magic, como los hermanos Mishra y Urza o Karn, que incluso podían crear mundos alternativos (para el que no lo sepa, Mirrodin fue creación de Karn). Parece ser que la nueva generación de Planeswalker, como Jace, Liliana o Chandra tienen más limitados sus poderes y su mayor capacidad es viajar de un plano a otro.

Otro aspecto destacable es la presencia de la Arena o Coliseo que se retomará en la saga de Kamalh (con los ciclos de Odisea y Embestida), en la que los guerreros y magos se tienen que enfrentar en torneos e incluso llegan a apostar su propia vida.

También es de agradecer que esta novela esté entrelazada con la trilogía siguiente protagonizada por Mangas Verdes (sí, habéis leído bien, Mangas Verdes, como el de “A buenas horas”), porque a partir de esa saga, esta continuidad se pierde y se empiezan a hacer varias novelas autoconclusivas.

Sin embargo, un punto en su contra, al menos para mí, es que los protagonistas no aparezcan en ninguna carta de Magic. Cuando leía el ciclo de Mirrodin o el de Kamigawa, era de agradecer el poder identificar un personaje con la carta de criatura en la que estaba basado. En este caso, no es posible. Mi dominio del Magic no es tan amplio para saber si son mencionados en algún texto de ambientación, pero desde luego no existe ninguna carta llamada Garth el Tuerto o Norreen. Así que no perdáis el tiempo, no las busquéis.

Como valoración final, he de decir que la novela es muy típica y muy plana, pero no está mal y, desde luego, es mucho mejor que las novelas siguientes. El único pero es que está en inglés y yo, al menos, no he conseguido una versión traducida.

El próximo mes reseñaré “El bosque de los Susurros”, la primera de la trilogía de Mangas Verdes, pero como dice Akiro en la película de Conan, “…esa es otra historia”.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

3 comments

  1. Buen articulo hamijo de los cartones, pensaba haberte pedido el libro pero….. Casi q ya me lo resumes con unas birras un día q en ingles sólo se decir combat y upkeep

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *